Pakistán: «Conversión sin consentimiento» viola la libertad religiosa

El informe toma en consideración casos de secuestros, conversiones forzadas, matrimonios forzados y precoces de niñas y mujeres cristianas

ACN.- Un informe publicado el pasado el 11 de diciembre, titulado: «Conversión sin consentimiento» por la ONG pakistaní «Voice for Justice» en colaboración con la ONG internacional «Jubilee Campaign». Toma en consideración casos de secuestros, conversiones forzadas, matrimonios forzados y precoces de niñas y mujeres pertenecientes a la comunidad cristiana en todo el país, ocurridos en el periodo de tiempo comprendido entre enero de 2019 y octubre de 2022, fue enviado a la «Agenzia Fides».

Según los datos, el año 2021 registró 42 casos y mostró un aumento en el número de casos notificados formalmente en 2019 (hubo 27 casos) y 2020 (12 casos). Los datos muestran que el mayor número de casos totales, el 86%, se registra sólo en la provincia de Punjab.

El presidente de Voice for Justice, Joseph Jansen, afirma que “es habitual aprovecharse de una posición de poder para incitar a personas marginadas a convertirse, lo que equivale a coacción”. El derecho a la libertad religiosa no protege contra el “proselitismo indebido”, es decir, el ofrecimiento de ventajas materiales o sociales o la aplicación de presiones indebidas para conseguir nuevos adeptos, un fenómeno que afecta a los ciudadanos más vulnerables y a las niñas.

“El fenómeno de las conversiones forzadas revela la incapacidad del Estado para aplicar y hacer cumplir las leyes vigentes destinadas a impedir los secuestros, los matrimonios precoces y los matrimonios forzados, especialmente cuando las víctimas proceden de comunidades religiosas minoritarias”, añade. Para ello, no deben abandonarse las denuncias de conversiones religiosas forzosas, sino que debe introducirse una ley que castigue este delito y lo prevenga, de acuerdo con las normas de derechos humanos.

Cristianos sin derechos

El informe “Conversión sin consentimiento” recoge en particular los casos de algunos menores cristianos como Zarvia Parvai, Saba Nadeem, Chashman Kanwal y Sunaina James, víctimas de conversiones forzadas de fe. Zarvia Parvaiz reveló que había sido “drogada, violada, golpeada con un palo, quemada con cigarrillos”. Del mismo modo, Saba Nadeem declaró que “fue secuestrada y violada, y el agresor tomó su huella digital en el certificado de matrimonio y conversión por la fuerza contra su libre voluntad”. Estas historias dan testimonio del trato inhumano al que se somete a las niñas y mujeres secuestradas, con impunidad generalizada. El informe muestra que el 61% de las niñas fueron secuestradas antes de cumplir los 16 años, pero a menudo se falsifica su edad para evitar la condena penal de sus secuestradores.

En Pakistán, “se necesitan medidas legales y administrativas para reforzar el Estado de derecho, hacer frente a las violaciones de los derechos humanos, luchar contra la impunidad y garantizar las libertades fundamentales para todos sin discriminación”, señala Mons. Indrias Rehmat, obispo católico de Faisalabad. Ante los recientes casos noticiosos en los que se sigue atentando contra la dignidad humana y abusando de los derechos fundamentales, el Obispo recuerda que “la intolerancia hacia cualquier grupo social o comunidad daña a toda la sociedad y socava los valores universales de igualdad y dignidad humana”. 

Según datos de la Comisión de Punjab sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer, hay un aumento general de la violencia contra las mujeres: en 2021 se denunciaron 9.734 casos en la provincia de Punjab, de los cuales 4.598 fueron violaciones, 1.415 casos de violencia doméstica, 34 quemaduras con ácido y 197 asesinatos por «crímenes de honor». La violencia contra las mujeres, con el pretexto de conversiones religiosas y matrimonios, sigue sin control y supone una grave amenaza para el derecho a la libertad religiosa, señala la Comisión.

Los seminaristas y sacerdotes te agradecen rezando por ti y por tu familia.