ACN pide oraciones por Nicaragua: “Estamos viviendo un proceso de silenciamiento de la Iglesia en Nicaragua”

Ante la situación que vive la Iglesia en Nicaragua, Ayuda a la Iglesia Necesitada quiere expresar fraternidad, amistad y comunión ante la triste y dolorosa situación que están viviendo el clero y toda la Iglesia nicaragüense.

La fundación recuerda el mensaje del comunicado de la Conferencia Episcopal Nicaragüense publicado el 7 de agosto, que citaba el pasaje de la Biblia: “si un miembro sufre, todos sufrimos con él (1 Co 12,26)”, e invita además a orar por la paz y a apoyar solidariamente a los cristianos en ese país.

También el papa Francisco expresó su preocupación y dolor por la difícil situación que está pasando Nicaragua después del rezo del Ángelus el domingo 21 de agosto.

“Nicaragua sigue convulsionada por la crisis que comenzó hace más de cuatro años. La situación en el país centroamericano es crítica, con una gran polarización y mucha confrontación. Creemos que en estos momentos la oración es más importante que nunca”, dice Regina Lynch, directora internacional de proyectos de ACN.

Manifestaciones violentas en Nicaragua
Sacerdotes y seminaristas intentando frenar la violencia durante las manifestaciones de 2018.

Seis sacerdotes y un obispo detenidos

Después de un marcado incremento de las hostilidades estatales durante los últimos meses, a las tres de la madrugada del 19 de agosto, la policía nacional allanó la curia de la diócesis de Matagalpa, llevándose a monseñor Rolando Álvarez  junto a los presentes en la curia en ese momento. Su arresto representa el siguiente paso de una presión policial contra su persona que había empezado el 4 de agosto, con el bloqueo a la curia de todos los accesos por agentes policiales. Según el comunicado oficial publicado por la policía más tarde, el operativo se realizó “cumpliendo funciones constitucionales de resguardo de la seguridad, la tranquilidad y la paz de las familias nicaragüenses”.

“Lo ocurrido es un escalafón más en una espiral de confrontación. Estamos viviendo un proceso de silenciamiento de la Iglesia en Nicaragua. Hoy se viven tiempos difíciles en Nicaragua. Debemos apoyarles como sea posible. Hay que rezar y pedir para que haya una solución pacífica y no un incremento de hostilidades”, expresa Lynch.

Monseñor Álvarez, que además de obispo de la diócesis de Matagalpa es administrador apostólico de la sede vacante en la diócesis de Estelí, se encuentra en estos momentos en su casa familiar cerca de Managua custodiado por la policía. Tres sacerdotes, un diácono, dos seminaristas y un cámara fueron detenidos con él  y siguen presos en la cárcel El Chipote, situada en Managua y donde se encuentran los presos políticos.

En estos momentos son seis sacerdotes detenidos en el país, además de los tres mencionados, dos sacerdotes de Granada y un sacerdote misionero de Siuna están encarcelados. El último desde el 14 de agosto, sin cargos conocidos.

Monseñor Rolando José Alvarez Nicaragua
Monseñor Rolando José Alvarez Lagos, obispo de la diócesis de Matagalpa (Nicaragua)

190 ataques en cuatro años

Monseñor Álvarez ha sido una de las voces que ha denunciado la crisis social que vive el país en los últimos años. En menos de cuatro años, la Iglesia católica ha sufrido más de 190 ataques y profanaciones en el país, como indicaba el último estudio de Martha Patricia Molina Montenegro, “Nicaragua: ¿Iglesia perseguida? (2018-2022)”.

Además de represiones concretas contra algunos miembros del clero – incluyendo la expulsión del nuncio apostólico en marzo- hay que citar otras medidas de presión como la prohibición de procesiones en las calles, la interrupción de celebraciones religiosas, la intimidación de fieles por despliegues policiales alrededor de iglesias y la amenaza a dueños de transporte de la pérdida de su vehículo si colaboran en la participación de fieles en una actividad religiosa.

Además, el gobierno ha cerrado cientos de organizaciones no gubernamentales, algunas religiosas o llevadas por congregaciones religiosas. Entre otras medidas criticadas ampliamente por la opinión pública está la expulsión de las religiosas de la Madre Teresa de Calcuta que realizaban un trabajo a favor de los más desprotegidos y el cierre del canal de televisión de la conferencia y otras ocho radios católicas.

Nicaragua necesita oración y esperanza

En su última visita a la sede internacional de ACN en 2019, monseñor Álvarez, que está a cargo de las áreas de Comunicación y Atención a Laicos y es presidente del Departamento de Juventud de la Conferencia Episcopal dijo:

“Me gusta mucho el nombre de la fundación – Ayuda a la Iglesia Necesitada – porque la Iglesia está necesitada. Está necesitada de oración y de esperanza para seguir profetizando. La Iglesia tiene que seguir haciéndose pueblo, abriendo sus puertas para todos, sin diferencias”.

“Todos somos la viuda pobre, tanto el que tiene mucho económicamente como el que tiene muy poco. El secreto es – como decía santa Teresa de Calcuta – ‘dar hasta que nos duela’. De tal manera que a los benefactores de ACN les digo: Sigan adelante, sin miedo, como lo han hecho, danto hasta que les duela, dando de lo que tienen para vivir, porque así nos dan vida a los demás”, pidió el obispo durante la visita.