ACN aprueba medio millón de dolares para un segundo paquete de ayuda para las regiones de Siria afectadas por el terremoto

Las donaciones enviadas a Siria ayudarán a restaurar la infraestructura crítica de la Iglesia y continuará brindando ayuda a los necesitados.

La fundación pontificia internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha aprobado un segundo paquete de ayuda de cerca de 500.000 dólares para ayudar a la Iglesia local a recuperarse del devastador terremoto de febrero.

ACN fue una de las primeras organizaciones internacionales en intervenir en los esfuerzos de socorro en Siria después del terremoto, puesto que ya tenía presencia sobre el terreno y socios locales de confianza. La fundación católica proporcionó asistencia material, psicológica y educativa. El nuevo paquete de ayuda se destinará a preservar y restaurar infraestructuras cruciales de la Iglesia, beneficiando directamente a alrededor de 30.000 personas de ocho ritos diferentes, en las cuatro gobernaciones más afectadas por el terremoto.

«ACN agradece a sus benefactores por apoyar este nuevo paquete de respuesta al terremoto. Este paquete cubre reparaciones de nueve iglesias y monasterios, dos escuelas, un jardín de infancia, un centro comunitario y un centro juvenil. También cubre la compra de un nuevo vehículo para un sacerdote misionero cuya camioneta fue aplastada por los escombros durante el terremoto», dijo Xavier Stephen Bisits, representante de ACN en Siria, Líbano y Egipto.

«Esta ayuda ayudará a la Iglesia a recuperarse, a seguir sirviendo a los más vulnerables y a continuar su trabajo pastoral más básico, en un país que todavía está en estado de crisis», agregó Bisits, quien viajó a la región afectada para supervisar los esfuerzos de ayuda inmediatamente después del terremoto de febrero y ha realizado visitas regulares desde entonces. 

Alepo, Latakia y Hama

Más de la mitad de la ayuda, el 62%, se destinará a Alepo, e incluirá la restauración de dos escuelas y un centro de caridad para asistir a los más necesitados. Al contribuir a la restauración de la escuela Mekhtarist y la escuela Karen Geppe Gemaran en esta ciudad, ACN ayuda a garantizar que los niños puedan continuar recibiendo educación en un entorno seguro, garantizando así una mayor estabilidad social y familiar. 

Cerca del 25% de la ayuda se destinará a Latakia, donde ACN, con este nuevo paquete,  financiará la restauración de tres iglesias: la catedral ortodoxa griega de San Jorge, el monasterio católico melquita de Nuestra Señora de la Alegría y la iglesia ortodoxa armenia de Santa María.  

Los beneficiarios del primer paquete de ayuda agradecen a ACN

El terremoto del 6 de febrero que sacudió Turquía y Siria se registró como 7,8 en la escala de Richter,  fue el más grande de la región en más de 80 años. El número total de muertos confirmados fue de cerca de 60 mil personas, principalmente en Turquía. Alrededor de 8.500 personas murieron en Siria. 

Desde entonces, ACN ha ayudado en cuatro gobernaciones diferentes con la reparación de casas de cristianos; el pago del alquiler de las familias desplazadas y ha prestado ayuda de emergencia a un total de 2.800 familias. Al mismo tiempo, la fundación ha financiado actividades de verano para jóvenes, así como apoyo pastoral para niños y familias especialmente en Alepo. Con la ayuda también se ha distribuido medicamentos a los cristianos afectados por la tragedia.

«El apoyo de ACN fue fundamental para la implementación de la respuesta de emergencia en Latakia, donde 440 familias fueron ayudadas a través de diversas actividades, incluida la distribución de kits de alimentos y artículos de higiene, así como la rehabilitación de cuatro casas», escribió el padre Fadi Azar, párroco de Latakia, en agradecimiento a ACN.

Michlen Mukel es otro de los beneficiarios del paquete de primeros auxilios de ACN. Ella y su familia se negaron a abandonar Alepo a pesar de 12 años de guerra, una crisis financiera paralizante y el terremoto que literalmente sacudió los cimientos de su existencia. El edificio en el que vive fue severamente dañado durante el terremoto: «Nos pusimos en contacto con varias organizaciones en busca de ayuda,  tuvimos la suerte de recibir el apoyo de la Iglesia y de ACN. Comenzaron a reforzar el techo y el cuarto piso y también trabajaron en el sótano y los cimientos. Estoy muy agradecida a todos los que contribuyeron a este importante proyecto, especialmente a los benefactores. Gracias a sus esfuerzos, nuestros hogares serán seguros y estarán listos para el invierno», dijo a ACN.

 

Compartir esta noticia: